La terapia según sus protagonistas

 In Sin categorizar

La terapia contada por sus protagonistas

Inicio este blog semanal recogiendo la idea de varias  personas que han hecho terapia conmigo y que querían explicar cómo lo han vivido y qué han conseguido en el proceso. Me pareció un buen comienzo darle voz a quienes son l@s protagonistas de la terapia porque son sus beneficiari@s y son imprescindibles colaboradores en su desarrollo y resultado. Creo que nadie lo puede explicar mejor que ell@s. Es mi reconocimiento y homenaje a tanta gente a la que he acompañado en el proceso y a la que he visto esforzarse y comprometerse seriamente con su tratamiento y con su recuperación. Sin ellos, nuestro esfuerzo cae en saco roto.

Aquí explican brevemente sus razones para acudir a terapia, qué les ha supuesto y qué han conseguido. En este mes de Noviembre, cada semana “hablará” en este blog un@ de est@s protagonistas con nombre figurado.

Esta semana nos habla Oscar de 34 años de edad:

¿Por qué decidí acudir a terapia?

Porque me sentía extraño. No era yo. No sabría explicar qué me pasaba pero notaba que mis pensamientos eran muy negativos, que las relaciones sociales ya no fluían como antes y que me enfadaba mucho y con frecuencia. Al principio pensé  que era algo causado por cosas que ocurrían o por determinadas personas de mi entorno pero analizándolo me di cuenta de que me ocurría en muchas situaciones diferentes y con distintas personas. Empecé a pensar que a lo mejor era algo que venía de mi, interno. Intenté saber qué me pasaba, cuál era el problema pero cada vez me enredaba más, así que decidí acudir a pedir ayuda. No sabía realmente qué esperar de una terapia pero me “arriesgué” porque todo lo que había intentado no había tenido resultados.

¿Qué supuso la terapia en mi vida diaria?

Nada más empezar la terapia me di cuenta que no era lo que me había imaginado. No se trataba de acudir una vez a la semana a la sesión. Necesitaba “trabajar” a diario y comprometerme con el tratamiento. Y el compromiso no consistía solo en “trabajar” un ratito lo hablado y acordado en la sesión, consistía en dedicar el tiempo necesario y estar dispuesto a mirar de frente mis problemas. Esto es lo que más me costó del proceso: aceptar mis problemas. Aún sabiendo que podían trabajarse y llegar a formas adecuadas de manejarlos o solucionarlos, prefería no pensar en ellos. Hasta que me di cuenta que no podía evitarlo si quería mejorar.

¿Qué he conseguido con la terapia?

Para mi lo más importante fue hacerme cargo de mis problemas y darme cuenta que se puede cambiar, se pueden solucionar los problemas si aprendes cómo y te comprometes. Siempre digo que la terapia no solucionó mis problemas, me enseñó cómo resolverlos. Me ayudó además a  darme cuenta de lo que me pasaba, me dio recursos para mirar de frente mis problemas y solucionarlos, me enseñó a mirarme de una forma más comprensiva y, por tanto, a mirar a los demás también de una manera más comprensiva. Me dio además unas metas claras hacia donde ir. Yo siento que después de la terapia soy mejor persona y voy con mucho menos miedo por la vida. Estoy más seguro y acepto mejor cuando las cosas no van bien. Ya no me escapo. Estoy tranquilo.

 

Nota: Se ha eliminado cualquier información que pudiera comprometer la identificación de las personas que nos cuentan su experiencia para preservar su anonimato.

 

 

Recent Posts

Leave a Comment